FICL

Víctor Fernández Gopar, el pez dorado

21 de abril de 2018. Cola bidireccional en las puertas del Teatro Víctor Fernández Gopar, El Salinero, para ver la premiere del documental El tiempo de la sal, dedicado al hombre que da nombre al espacio: un pastor, salinero, improvisador y poeta nacido en Las Breñas en el siglo XIX; en una isla dominada por los caciques y la autocensura del supervivente.

En 2015, la poetisa granadina Carmen Tortosa conoció las letras “vivas y vibrantes” de Fernández Gopar. Fue durante un recital poético que organizó en las salinas de Janubio. A partir de entonces, el poeta popular lanzaroteño se convirtió en su pez dorado. La casualidad y las inquietudes compartidas con David Lynch (Atrapa el pez dorado) le condujeron hasta él.

Nietos, bisnietos, gente que no conoció a El Salinero pero conoce sus coplas. Algunos salen en el documental, otros están entre el público. Los versos de El Salinero han permanecido conservados en la memoria oral, en fiestas, dichos y cantinas. Más tarde fueron rescatados por la familia de folkloristas de los Corujo, y recopilados en un libro de coplas por el investigador Agustín de la Hoz, explica el historiador Mario Ferrer, coeditor junto al fotógrafo Rubén Acosta, de la nueva reedición de las Coplas de Víctor Fernández Gopar, un libro que vuelve a tener la portada de Ildefonso Aguilar e incorpora nuevos textos de filólogos y folcloristas.

Canarias es una de las comunidades con menor índice de lectura de España.  Y “una sociedad que no lee es una sociedad manipulable”, advierte Mario Ferrer. En las butacas se arranca un aplauso espontáneo.

Después de presentarse en Yaiza el 26 de abril, el documental viajará en mayo al 6º Festival Internacional de Poesía de Vitoria-Gasteiz, que ha organizado un coloquio con el maestro salinero Modesto Perdomo y su homólogo de las salinas de Añana (Álava). El libro Coplas de Víctor Fernández Gopar, ‘El Salinero’ está disponible ya en las librerías.

En el documental han participado familiares de El Salinero, músicos, escritores y salinero, que el sábado por la noche subieron al escenario junto al equipo técnico del documental y a petición de la directora para aplaudir el sueño compartido.

Es probable que Carmen Tortosa continúe rodando documentales que vinculen Lanzarote y Granada porque son muchos los lazos que las unen. Otro, también literario: la amistad que trabó el escritor lanzaroteño Agustín Espinosa con Federico García Lorca, mientras los dos estudiaban Filosofía y Letras.

El tiempo de la sal transita por el paisaje y la luz de la isla, por la sal, que definió la vida y el territorio de Lanzarote. Por la música que reconstruyó y se inspiró en la obra de Fernández Gopar. Por los hombres y las mujeres que cada vez que cantan y pronuncian, conservan el legado, el sueño del Salinero.

 

 

 

Leave a Comment